Y alrededor de él, surgieron linajes

Batalla del Monte Snowdon. Parte II

De como hasta los más altos muros caen, de como las profecias resultan cumplirse y de recompensas que transforman viejos clanes en nuevas casas

Si antes preocupación, ahora, tras descubrir los bravos jefes de clanes el lugar en el que se encontraba el túnel, hay regocijo. Y lo hay a pesar de no poder capturar el castillo, y de tampoco poder capturar a los hombres que debían ser del rey traidor. Después de todo, tras los eventos, casi todos piensan que el bando de Vortigern no va a poder seguir aprovisionándose, y eso… eso son buenas noticias.

Han pasado casi dos semanas desde la última aventura. Al pequeño grupo de jefes de clanes compuesto por Kendrah, Gwinas "muro de escudos", Miles "El Feo" Rhufon, se ha sumado un guerrero irlandés de poblada barba pelirroja al que la (nula) cercanía de su espíritu al perdón y a la piedad, hace que todos conozcan en el campamento con el apodo de Barth O´Quinn "El Vengativo". El grupo, ahora compuesto por los cinco, se ve numerosas veces bromeando o paseando por el campamento. De hecho en varias ocasiones varios guerreros se les acercan para felicitarles por su éxito al descubrir el túnel de avituallamiento.

En estos días, aparece un joven, con ropas druídicas, rondando por el campamento. Tanto Kendrah como Barth, ambos de religiosidad pagana, tratan de acercarse a él, y ambos charlan con él en varias ocasiones. Merlín, que así se llama el joven, es críptico en sus mensajes, indicando que ha venido a ver como la profecía que él mismo realizó se cumple, y como la fortaleza se derrumba.

Pero nada aparenta tal fin, y los días van pasando. Mientras, Kendrah aprovecha para ir mejorando (o intentando mejorar) su relación con su reticente doncella, Leri; y el resto del grupo trata de localizar debilidades en la estructura, o de saquear a los campesinos leales a Vortigern, pero no tienen especial éxito en tales pretensiones.

Sorprendentemente, una noche surge un rumor: que mañana habrá una batalla. Eso hace que un paroxismo llene el campamento, al que no son ajenos nuestros héroes quienes intentan prepararse para lo que se avecina. Las preparaciones de cada uno son conforme su propia ideosincrasia: Kendrah trata de localizar a Merlin nuevamente, sin conseguirlo, y se limita finalmente a revisar sin éxito el campo de batalla; Miles "El Feo" repasa sus armas y busca cualquier cosa extraña en el campamento; Barth "El vengativo" igualmente trata de lograr información sobre el campo de batalla; mientras que el intento de Gwinas "muro de escudos" torna en una loca noche de pasión con su esposa a la que folla a lo largo y ancho del futuro campo de batalla… para diversión de varios de los guerreros cercanos. Por su parte, Rhufon pierde en varias partidas bastante de su equipo, aunque un joven señor, de forma generosa, le permite recuperar buena parte de sus pérdidas.

Al día siguiente sólo las mofas de los defensores saludan a los guerreros del pendragón pero… repentinamente, un temblor, que al principio parece confundirse con las risotadas de los leales de Vortigern, empieza a sentirse. El temblor va aumentando de fuerza y parece focalizarse en el castillo hasta que, al final, con un fuerte estruendo parte de la muralla se viene abajo.

Los defensores atacan, y los ejércitos chocan. Por cinco largas horas los combates se suceden, hasta que finalmente la victoria sonríe a los leales al Pendragon. El fallecimiento del rey traidor, Vortigern, produce en sus leales una desbandada. Pero no ha sido una lucha fácil, y sólo la buena fortuna salva a varios de morir. Tan sólo Rhufon y Gwinas "muro de escudos" aguantan el combate y se mantienen en pie al terminar el mismo (de hecho Rhufon tiene una buena actuación en las persecuciones posteriores al resto del ejército vencido). Al terminar el combate, de hecho, ni Miles "El Feo", ni Barth "el vengativo" aparecen por ningún lado. Es la buena vista de Gwinas el que permite localizar a su cuñada, que durante meses se encuentra al borde de la muerte. Ella finalmente le cuenta como quedó, tras perder de vista a su unidad, sola contra varios guerreros a los que esquivó durante un largo combate pero que, finalmente, la golpearon con sus armas, dejándola moribunda. Es más tarde cuando aparecen Miles "El Feo" que aguantó diversos combates pero finalmente en las persecuciones al ejército enemigo fue herido, y terminó cayendo inconsciente por la acumulación de heridas; y aún más tarde cuando lo hace Barth "el Vengativo" que se enfrentó contra un guerrero a caballo bien armado y uno de sus hombres de confianza a pie, y que, a pesar de lograr descabalgar al jinete y herirlo de importancia, finalmente sucumbió. Aún más tiempo que Kendrah permanece Barth, entre la vida y la muerte, aunque finalmente logra sobrevivir.

Tras el combate el mismo conde de Salisbury, Sir Roderik, hace llevar a los personajes a su presencia, y como recompensa por su fidelidad y valor, los nombra a todos caballeros, y aún más, da a los cabezas de los respectivos clanes, un feudo donde poder demostrar a todos su fidelidad.

Comments

faifolk

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.