Y fue entonces, antes que la historia comenzara. ¿Cuando? Antes, antes de la edad media, cuando el Imperio que debía durar mil años más empezaba a caer y los bárbaros se cebaban con los restos de la civilización. ¿Cuando? Antes que él naciera, incluso, empezó la historia. Después de la espada, pero antes de la lanza, y la alabarda, y los juramentos de fidelidad.

Antes del honor, ya el honor se adivinaba.

¿Cuando? No importa tanto la fecha, pero pongamos una fecha.

16 de abril del 468. El ejército de Aurelio Ambrosio lleva ya un largo mes de asedio al castillo del monte Snowdon, donde el traidor rey Vortigern y sus leales se ha refugiado. A pesar de las últimas victorias las tropas de Aurelio temen que fuerzas sajonas puedan prestar auxilio a las fuerzas sitiadas. Además, los restos del último ejército al que se enfrentaron puede reagruparse, y las salidas de castigo de los sitiados, aunque improbables, no son ni mucho menos imposibles, lo que hace que las patrullas sean constantes. Cada noble que ha jurado unirse al pendragón tiene su propia zona de tiendas y mantiene sus propias fuerzas y patrullas. Las fuerzas de Salisbury, entre cuyos guerreros os encontráis, no son ni mucho menos las más numerosas…

Y alrededor de él, surgieron linajes

2jfdb7n Eldereth angel1979 rodiyor peivol despertaferro finwe84